Las trufas se crían enterradas en el suelo, ypor ello que se necesita de un animal especialmente adiestrado para encontrarlas. Se las detecta por el aroma que desprenden. Antiguamente, se habían utilizado cerdos, aunque actualmente lo más común es buscarlas con perros.

El perro localiza el sitio donde se encuentra la trufa, gracias a su aroma, y empieza a escarbar con la pata “marcando” el sitio exacto donde se localiza. El trufero se encarga de desenterrar el preciado fruto.

10

Perro localizando la trufa en el monte

11

Desenterrando la trufa

12

Recolectando la trufa

13

Trufa negra de invierno (Tuber melanosporum)

6102

Se crea un gran vínculo entre perro y persona, fruto de una artesanal colaboración, y basado en un mutuo sentimiento de respeto y aprecio.

La temporada donde podemos encontrar la trufa negra de invierno (Tuber melanosporum) es de 15 de noviembre a 15 de marzo.